Modelismo

LOS GADGETS DE PAYA

13 minutos de lectura

LOS GADGETS DE PAYA

NOTA: El presente trabajo es de carácter divulgativo sin ningún tipo de compensación venal. Las imágenes que aparecen en el mismo, lo son a efectos de comprensión del texto. Se ha procurado poner el origen y su autor siempre que ha sido posible. Si alguna persona o autor cree que no esta nombrada, puede comunicarlo a efectos, bien de poner su nombre, bien de eliminar el documento gráfico si es su deseo.
Como siempre se autoriza su utilización en otros sitios sin carácter previo de autorización, con tan solo nombrar la procedencia. Únicamente para uso comercial contactar.

Para Mariano Rodríguez Gonzalvo, fan todos los trenes construidos en España, y en especial de Paya

Cuando ni los más mayores se imaginaban a donde iba a llegar la tecnología actual en nuestro mundo en miniatura, y más aún con la rapidez que lo ha hecho y no se ha detenido, la mayoría de los fabricantes y constructores de trenes trataban de poner o incorporar ciertos elementos  (gadgets*) en los modelos construidos con la finalidad de diferenciarse y atraer la atención del comprador,

Al igual que en el resto de parcelas, nuestro fabricante nacional por excelencia, Paya, no resultó indiferente a esta moda, incluyendo una serie de gadgets con mejor o peor fortuna.

Estas realizaciones, estaban en estos momentos muy condicionadas por la técnica, nos estamos refiriendo a la época comprendida entre los años 40 y finales de los 70.

Así la mayoría de ellas eran de carácter mecánico y algunos pocos electro-mecánicos, haciendo uso la mayor de las veces de principios físicos y mecánicos muy elementales, pero que tenían un gran efecto sobre el público, adulto y no tan adulto, a quienes iban dirigidos.

En aquellos años las realizaciones de modelos no eran copias de los reales, sino que eran más juguetes que modelos propiamente dichos, por lo que la introducción de estos gadgets tenían su razón de ser.

El mundo del ferrocarril en miniatura siempre ha tratado de incorporar elementos diferenciadores (no olvidemos que los fabricantes son empresas que tratan de rentabilizar su producto), si bien durante los años 80 esto decayó bastante, no sería hasta la llegada de la tecnología digital que volverían a aparecer con fuerza este tipo de elementos llegando a extremos hasta ese momento impensables.

A modo de una pequeña muestra de los citado, tenemos a Jouef con sus tolvas Arbel que por medio de una rampa descargaban su contenido; Hornby con su furgón de correos que recogía las sacas en marcha de un gancho del que colgaban y las descargaba; Marklïn con su famoso Marklïn-Telex, sistema que permitía el enganche y desenganche a distancia, o Rivarrossi con su transmisión S-driver, que cuando se cortaba la alimentación eléctrica le permitía a la locomotora rodar un poco más haciendo la detención más real.

Un ejemplo de la tecnología actual sería la composición de la casa Roco formada por una locomotora eléctrica y tres coches, que con independencia de los consabidos sonidos y luces, permite la subida y bajada del pantógrafo, así como la apertura y cierre de las puertas de los coches de forma escalonada y según a que lado este el andén, todo un prodigio de la técnica actual. Un gadget de reciente creación es que en el momento de alzar el pantógrafo, se produce un arco entre él y el hilo de la catenaria, imitando la realidad. O por ejemplo las locomotoras de carbón que a medida que van circulando obligan al operador a tener que entrar en el depósito y repostar, so pena de quedarse detenido en plena vía. Uno de los padres del modelismo  actual de atmósfera y gran fotógrafo, el americano John Allen, ya había desarrollado un sistema en los años 60 del siglo pasado que hacía esto que ahora se nos presenta como novedoso.

Algunas consideraciones técnicas de Paya.

 La alimentación eléctrica

 Nuestra estimada marca comenzó su andadura en la escala O, inicialmente en una vía de dos carriles con locomotoras con funcionamiento a cuerda, y después mediante la aplicación de la corriente alterna por medio de tercer carril, solución adoptada por las casas fabricantes de la época y que ha durado hasta la época actual en la denominada gama tin plate.

Pero cuando se inició en la escala S, la casa Paya utilizó un sistema bastante inusual que fue la corriente alterna a dos carriles. Esta disposición no resultaba nada habitual pues imponía un aislamiento a toda una parte o lateral del material, hasta el punto de que los enganches del material remolcado tenían que estar aislados (incorporaban un trozo de plástico a tal fin) pues de no hacerlo así se hubiera corrido el riesgo de crear cortocircuitos en el material, y por ende la imposibilidad de jugar con el riesgo añadido de un posible incendio del juguete.

Esta situación se prolongaría con el tiempo llegando incluso a ser utilizada en la escala H0 en sus inicios.

En una búsqueda de no se sabe bien que, nuestra casa Paya, adoptó la alimentación por medio de corriente continua en escala HO por medio de dos carriles, y la adopción de un rectificador seco de selenio (nuestros actuales diodos, que rectifican la corriente) para el funcionamiento del motor eléctrico tipo universal de que iban dotadas estas locomotoras. Esto fue un fiasco, pues era muy complejo y la técnica del momento no lo permitía.

Este accesorio disfrazado de caseta de transformador en realidad es, un rectificador de corriente seco de selenio, que transformaba la corriente alterna del transformador en continua, a la vez que invertía la polaridad

Finalmente se decantaría por el empleo de la corriente alterna a tres carriles, siendo en el fondo una copia del sistema Märklin y que perduraría hasta el final de la producción.

Sobre este tema tan interesante así como el de los complementos volveremos en breve, pues ahora excede la finalidad del presente articulo

Cambio de marchas

Las locomotoras eléctricas ya gozaron desde sus inicios de cambio de marchas o sentido siendo accionado en los primeros modelos de la escala S por medio del enganche situado en el testero de la locomotora. De tal modo que si el citado enganche se introducía hacia los topes la locomotora circulaba marcha adelante. Si por el contrario se accionaba el enganche hacia atrás la locomotora circulaba invertida. Existiendo una posición intermedia que la dejaba en un punto muerto eléctrico.

Esta disposición se mantendría durante muchos años, pasando el mando de este inversor a ser accionado desde la cabina por medio de una palanca. Tanto en un caso como en el otro precisaba de la detención del material para efectuar el cambio que se precisara.

También incorporaría otra palanca para el apagado/encendido del foco delantero de que iban dotadas y que era todo un reclamo.

Finalmente con el paso del tiempo y con la llegada de la escala HO, Paya, incorporaría el cambio de sentido por medio de sobre tensión, que se accionaba desde el propio transformador.

Los trenes de escala O no resultaron ajenos a estas novedades y también incorporaron el cambio de sentido por el citado medio.

Cabe destacar que los primeros trenes con funcionamiento mecánico y de mayor gama, la 2-2-2 y alguna 1-2 incorporaron un gran motor de resorte el cual tenía una palanca para su puesta en funcionamiento, y otra desde la que se procedía a la inversión de la marcha de la locomotora, todo ello por medio de una serie de engranajes basculantes.

Para la detención de estas unidades existía una palanca en la vía que al accionarla se levantaba de tal modo que actuaba sobre una leva de la locomotora procediendo a su detención inmediata.

Los Gadgets

El túnel con luz

 Todos conocemos el celebre túnel formado por dos partes, y con una preciosa litografía en ambas caras del mismo con una perspectiva forzada muy en consonancia con la moda de su época. Este túnel tenia en ambas caras un agujero roscado que permitía la colocación de una bombilla roja y una verde.

Deliciosa imagen del túnel en cuestión

Este túnel (para vía de ancho 0) estaba equipado con una pila en una de sus paredes y una vía dotada de un tercer carril que actuaba a modo de interruptor, pues cuando la locomotora de funcionamiento mecánico a cuerda, dotada de un elemental patín rozaba este carril central cerraba el circuito y tanto la bombilla roja como la verde se accionaban.

Posiblemente fue uno de los primeros gadgets de Payá, y si bien hoy nos haría sonrojar por lo elemental del mismo, pongámonos en los años 1950 y en la piel de un niño, espectáculo garantizado

En esta secuencia se puede observar el sistema de alimentación de las luces del túnel

El Humo

Si hay un elemento diferenciador especifico para una locomotora de vapor, este es el humo.

Fue este un elemento que los fabricantes trataron de reproducir en sus modelos con mejor o peor fortuna. En la actualidad resulta muy fácil la adquisición de un fumígeno y su colocación en la locomotora, pudiendo incluso accionarlo en el momento que se quiera por medio de la tecnología digital.

Pero como he dicho al principio la técnica no siempre ha sido tan fácil ni ha resuelto estos gadgets  de igual forma.

Anverso y reverso de unas tarjetas impresas por Paya con motivo del lanzamiento de su producto denominado Humotren

Paya incorporaría la producción de humo a su locomotora emblemática de escala O, la Stª Fe dotándola de un interruptor manual que permitía accionar el sistema encargado de la producción del mismo. Igualmente disponía de un fuelle a imagen y semejanza del utilizado en las máquinas de H0.

Este sistema lo incorporaría a dos de sus locomotoras en escala HO, la 2-3-1 Pacific (aunque esta oficialmente no aparece en su famoso y último tríptico) y la 1-4-1 Mikado en sus últimos años de producción lo que las convertiría en unas piezas muy especiales.

El sistema utilizado, si se me permite la expresión, creo sencillamente que resultó genial en comparación con el utilizado por otras marcas comerciales, pues dotó a la locomotora de un fuelle que en combinación con una leva situada en una de las ruedas motoras hacía que el humo saliera a impulsos como en la realidad.

El único inconveniente era el gran calor que desprendía el receptáculo donde una resistencia incandescente se encargaba de quemar un liquido viscoso (brea) que generaba un residuo sólido y un olor como a medicina.

Caja con recambio de humo. Recuerdo su intenso olor a brea y el residuo que generaba

Yo fui un feliz poseedor de uno de estos modelos, en concreto una Mikado que llenó horas y horas de satisfacción y juego. Con el paso del tiempo le monte un pequeño interruptor en la cabina de tal suerte que podía accionar el sistema de encendido del humo a mi voluntad. Ello y la utilización de un buen liquido productor de humo mejoró de forma notable el rendimiento y sobre todo el aspecto al conseguir unas humaredas espectaculares.

La Mikado con humo. Esta perfectamente operativa y tan solo se encuentra pendiente de volver a montarle el cableado. En la última imagen se observa perfectamente el depósito para el liquido del humo así como el fuelle soplante. Un sistema como este fue montado en su Pacific, si bien yo no la he encontrado referenciada

 

Paya mantenía una línea o gama de trenes, que podríamos decir económica -ahora dirían de iniciación- en escala H0 de funcionamiento mecánico o eléctrico a pilas. Entre el material construido hasta la saciedad estaba esta máquina de clara inspiración germana, (creo que se la fusilaron a Fleischman) y a la que dotaron también de un fumígeno. Si, has leído bien amigo lector. Un fumígeno que se alimentaba por medio de la propia pila que hacia funcionar la locomotora y que además contaba con un fuelle al igual que sus hermanas en H0.

En estas imágenes se muestra la citada locomotora que, Paya reproduciría hasta la saciedad. Se encuentra en fase de reconstrucción pues todo el depósito donde se generaba el humo se ha destruido por el mal de la calamina, lo que me ha obligado a una construcción integral de dicha pieza. En la última imagen se muestra la leva que actúa sobre el fuelle.  Al igual  que la Pacific con humo no he encontrado referencia alguna en los catálogos de la marca

 

La caseta con sonido variable.

El empleo del sonido no fue ajeno a nuestra marca comercial. En aquellos días la tecnología no permitía lo que hoy se consigue con un simple módulo electrónico embarcado en una locomotora y accionado a distancia, pero no por ello las casas comerciales dejaron de hacer sus pinitos e intervenciones técnicas con mejor o peor fortuna tanto en este aspecto como en otros.

Un ejemplo bastante rudimentario es el empleo de una especie de fuelle que accionado por una biela producía un sonido similar a un chuf-chuf y que se montó en locomotoras de ancho O de la marca. Rico llegaría a montar un timbre en una locomotora que se accionaba mecánicamente cuando una palanca tocaba las traviesas.

Pero Payá no dejaría de sorprendernos y presentaría al gran público una caseta de enclavamientos en una escala un poco indeterminada, demasiado pequeña para ser O y demasiado grande para ser HO, en cuyo interior montaría un sistema de sonido (Pito) que siguiendo las instrucciones del fabricante se podía variar su tonalidad.

Estamos pues ya ante un verdadero gadget de su época. Consiste este básicamente en un motor eléctrico de locomotora al que se le ha adaptado una hélice que al girar dentro de una caja de resonancia produce un silbido o pitido, el cual si variamos la velocidad de giro de la citada hélice, así como la apertura de la tapa, el sonido variará hacia un tono más agudo o más grave.

Era pues todo un adelanto para su época y hoy nos hace sonreír al ver la ingenuidad del mismo, si lo comparamos con los adelantos actuales, pero en su momento fue un verdadero adelanto técnico.

Aquí os dejo unas imágenes de tan interesante y poco conocido Gadget, junto con sus mandos

El paso a nivel con perro

La sección de complementos, tales como edificios, señales, grúas, etc. también se vería afectada por la aplicación de algunos detalles específicos aunque en menor medida que los arriba citados.

Aquí primaba el funcionamiento manual de gran número de estas piezas –grúas, señales- frente a los automatismos aunque también los hubo.

Así existió toda una gama de señales mecánicas debidamente automatizadas al igual que un semáforo luminoso también dotado del correspondiente relé que permitía el montaje de sencillos sistemas automáticos que dejaban al espectador literalmente embobado al ver como los trenes se ponían en marcha o se detenían según las indicaciones recibidas.

Señal semafórica de funcionamiento manual, en la posición en que se encuentra el tren se detenía ante ella

Señal luminosa junto con sus correspondientes cables para su instalación

Un automatismo dotado de un complemento fue el paso a nivel automático que en el momento de bajar las barreras dejaba salir del interior de la casita a la guardabarrera y su perrito.

Aquí se muestran sendas imágenes del citado P. N. con evidentes diferencias entre ambos. Nada fuera de lugar en una marca que con el paso del tiempo fue eliminando detalles de sus realizaciones en una política de ahorro mal entendida

Detalle de la guardesa. Según épocas los colores del delantal y el resto de la ropa variaban

El cambio de marchas por sonido

Ya se ha dicho al inicio de este escrito que el cambio de marchas o sentido de circulación se efectuaba bien de forma manual por medio de una palanca que lo accionaba o bien por lo que se denominaba cambio electromagnético por sobre tensión.

Es decir por medio de una pulsación breve desde el transformador se enviaba una tensión mayor (24 volts) que la del funcionamiento habitual (16 volts) de tal forma que actuaba sobre una bobina situada en la cabina produciendo la inversión de la polaridad, y por ende la de la locomotora.

Paya debió pensar que debía actualizar este sistema por lo que desarrollo un sistema de cambio de sentido de la marcha por sonido. Si amigos habéis leído bien, por sonido.

Lamentablemente hasta el momento de escribir estas líneas no he podido averiguar si se llevo a término, aunque existen documentos publicitarios donde se indica la existencia de este tipo de gadget que caso de haberse construido no deja de ser una más de las muchas curiosidades de la casa.

Única prueba por mi encontrada donde se cita la existencia de este interesantísimo gadget

Lo que sí he podido documentar es la existencia del celebre Tiburón Paya cuyo funcionamiento de cambio de marchas se efectuaba por medio de un pito o silbato, siendo un sistema desarrollado por la propia Paya, por lo que no cabe desechar que se llegara a llevar a término. (Nota: Desde aquí solicito que si algún lector tiene información respecto a este aspecto se ponga en contacto conmigo)

Conclusión

Una vez más nuestra querida Paya nos vuelve a sorprender con toda una serie de gadgets o adminículos que en su momento debieron hacer las delicias de cientos de aficionados entre los que me cuento y que con mayor o peor fortuna pudimos disfrutar de algunos de ellos, pues no olvidemos que, si los trenes eléctricos ya eran caros, estos que estaban dotados de estos gadgets aún lo eran mas por lo que resultaba un producto elitista dentro de un producto ya caro en su momento.

Hoy todos estos gadgets han quedado como una muestra de la inventiva de un tiempo con un pasado relativamente corto donde la ilusión del niño y seguramente en mayor medida la del padre por poder disfrutar de ellos, creo que no puede compararse con lo que ofrece el mercado hoy. No porque sea mejor y mas perfecto, sino por el hecho de tenerlos en las manos, jugar, mancharse e incluso oler el humo, y no digamos del olor a ozono que hacían las máquinas y que uno identificaba, como “ahí esta rodando un tren eléctrico”

Ese placer del que disfrutamos los de mi generación (mi primer tren lo tuve a los 15 años) y algunos después, dudo que un niño actual pueda llegar a sentir la emoción que sentíamos cuando nos compraban más vías, un vagón o una caja nueva, en aquel momento la inventiva y la imaginación del niño jugaba, hoy lamentablemente la máquina juega por el niño

Dénia 09/2021

Vicent Ferrer i Hermenegildo

 

*gadgets, dispositivos que tienen unos propósitos y unas funciones específicas, siendo prácticos y novedosos. Aquí hace referencia al celebre inspector Gadget, serie de dibujos emitida 
 entre 1983 y 1986

 

error: